NIÑO PURÉPECHA en un SOLO PARA MUERTOS

Un niño Purépecha - Fotografía de Mary Andrade

«Un niño purépecha» por Mary Andrade.

Tocado por la mano del Divino Profeta
como un ángel caído del cielo al cementerio;
su armónica de plástico aireaba el misterio
la música en sus labios era trova incompleta.

Un solo para muertos sin acorde ni meta:
ofrenda, llama, tono, capricho, refrigerio,
es un niño que reza: dulce, festivo, serio…
igual que un verso libre con alma de poeta.

Sus muertos escuchaban la armonía, el tañido,
caricia de querube para el sentir humano
que iluminaba ausencias llorando lo perdido.

Un canto de inocencia para un sueño lejano
o aquello que florece motivando el sentido
y es un dulzor ajeno y a la vez, muy cercano.

©Julie Sopetrán

Anuncios

3 comentarios en “NIÑO PURÉPECHA en un SOLO PARA MUERTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s