El poeta que se fue a buscar palabras a un pueblo vacío

015

De mi pueblo fui guardando
el recuerdo de las horas
el tiempo de aquellos juegos
que parecían auroras.
El placer de los amigos
el dolor de sentir sola
el color de aquellas risas
rubor de niña-amapola.
Emigrantes de la sombra
palabras de fuentes puras
las cruces del cementerio
no están en las sepulturas.
Las chimeneas no humean
ni cuelgan de los balcones
aquellas colchas de seda
que parecían mantones…
cuando en el Corpus pasaba
el Señor por cada puerta…
Cuando íbamos a por agua
dejando la casa abierta.
En las calles empedradas
se apodera la maleza
hierba hiriente son los cardos
adornando la tristeza.
Palabras entumecidas
rotas entre muebles viejos
por las paredes oscuras
ya no miran los espejos.
Gritos de arañas salvajes
La soledad me requema
y en el dolor de esta nada
me discrimina el poema.
Palabra de labradores
que la simiente enterraron
para perder la cosecha
de todo lo que sembraron.
Ya no hay gallos que despierten.
La luna torna quimeras
alumbra a un sólo vecino
que trasnocha primaveras.
Y ya no brotan los olmos
de Machado en la garganta…
Sin árboles y sin niños
¿Qué poeta es el que canta?
Latido de acento claro
ya sin lápiz ni papel
sobre las calles de barro
el verso deja su piel
Allí encontré un diccionario
entre la pared hundida
Palabras son de mi llanto
sobre resquicios de vida.

©Julie Sopetrán

Anuncios

13 comentarios en “El poeta que se fue a buscar palabras a un pueblo vacío

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.