Que nada empañe sus ojos niños

jordi-oriol-sitjas

Jordi Oriol Sitjas

 

Se escucha el sonido de campanas
que unen las dos agujas del tiempo,
los brindis amorosos
el baile de buenos deseos
los cohetes
los fuegos artificiales
los mil colores de vida.

Descorred las cortinas.
Dejad que miren sus ojos niños.
2017 quiere ver las luces del mundo
y participar de la algarabía de sus sonidos.
Dejadle que sueñe,
que sueñe el recién nacido.

Disparos indiscriminados,
rojos y amarillos,
sonidos de odio y muerte,
terrorismo.

¡Echad las cortinas!
Que nada empañe sus ojos niños.

  Isabel F. Bernaldo de Quirós

Poema inspirado en el último atentado en Turquía cuando en una sala de fiestas de Estambul un asesino mató a 39 personas e hirió a otras 69.

Poema dedicado a estas víctimas cuando celebraban la esperanza de un año recién nacido a la inocencia.

Y a todas las víctimas de la violencia cualquiera que sea su origen.

imagesrtuv4ad3

 Internet. RTUV4AD3

Anuncios

Lo mejor de nuestro mundo: la buena gente

juan-genoves-blog-1

Vivimos en un mundo condicionado por la violencia, sometido a la violencia e informado de la violencia, un mundo en el que la decepción y el temor parecen haberse adueñado de nuestros días y de nuestras noches.

El temor abarca un amplio abanico de causas que van desde las más cotidianas que afectan a la subsistencia diaria, hasta las de mayor o menor envergadura que acontecen cerca o lejos de nuestro entorno más próximo.

La sensación compartida por muchas personas es que parece que nada bueno ocurre en este mundo, que las buenas noticias no venden.

Se trata de buscar cambios que ayuden a sacar a flote lo mejor que tiene este mundo globalizado, injusto y violento, sí, pero también generoso y participativo. Todos somos protagonistas de su buena marcha, así que hagamos por contagiar a los demás, cada uno desde su particular ámbito, con lo mejor que cada uno tiene y con lo mejor de lo que en el mundo existe. Sin enmudecer. Sin paralizarse

Se acercan días especiales en los que los contrastes se agudizan como dagas que hieren en el corazón: la alegría frente a la tristeza, la abundancia frente a la pobreza, la paz frente la guerra, la salud frente a la enfermedad, el bullicio frente al silencio, la compañía frente a la soledad.  De nosotros depende que consigamos, desde nuestra generosidad y comprensión, minimizar estas situaciones.

Paz y bienestar para todos vosotros, amigos de este blog,  que es esencia de la fuerza y del arte de la  palabra. Paz y felicidad para cuantos llevan tiempo sin conocer el valor de estas palabras.

Isabel F. Bernaldo de Quirós

https://apalabrandolosdias.wordpress.com/2016/12/19/lo-mejor-de-nuestro-mundo-la-buena-gente/

 

Niñas sin infancia

nina-oculta

Moneda de cambio,

niñas.

Resolución de impagos,

cobardía, mafias, secuestros,

niñas.

Lascivia de insaciables de todo origen,

niñas.

Ojos de humo que el terror aviva,

niñas.

Cuerpos trashumantes en pobreza extrema

que cobijan nichos de adobe y cielo,

niñas.

 

Niñas cuyo nacimiento es deshonra.

Niñas que prefieren la muerte

a ser víctimas de abusos y sometimiento.

Niñas metamorfoseadas en niños

para sentir el gozo de la libertad

-incluso para rastrear basureros en la calle-

que se otorga al sexo masculino.

Tradiciones, fundamentalismos,

hipocresía, machismo.

 

Niñas de todos los “mundos”

privadas de su infancia…

¡Vergüenza de la humanidad!

Isabel F. Bernaldo de Quirós                                                                                    https://apalabrandolosdias.wordpress.com/2016/10/16/ninas-sin-infancia/

 

pobreza

 

Mientras

 

migrants on the move

FE/EPA/Zoltan Mathe

 

Mientras

 

Fin de semana.
La ropa gira en torno a la maleta
mareada de tantos caprichos
en la absurda noria de sus exigencias.

Mientras,
Ellos llevan como equipaje
el destino de sus vidas.
Sólo
Y la esperanza de un abrazo en el exilio.
Sólo

Mientras,
una madre embarazada
escarba bajo la alambrada de espinos.
Sola
Mientras,
una madre en llanto
entrega a su hijo sobre la alambrada de espinos.
Sola

Mientras,
unos padres lloran en la orilla del mar
los cadáveres de sus hijos.
Solos
Mientras,
unos niños simulan sonrisas a un fotógrafo
y les enseñan sus cazos vacíos.
Solos

Mientras,
al otro lado de las fronteras
el fin de semana transcurre
entre norias de caprichos
y las miradas puestas
en sus ombligos.
Todos

 

Isabel Fernández Bernaldo de Quirós

Aunque el basurero les cueste la vida

DANIEL CORVINO

Pintura de Daniel Corvino

 

Buscan entre los desperdicios del vertedero.
No son más que niños.
Hijos de padres nacidos
en la más penosa indigencia
y en la que compiten con sus congéneres
al tiempo que con los animales carroñeros.

Buscan objetos
que la opulencia desecha como basura,
“plata” para ellos en el mercado de la
explotación y la miseria.

Comida putrefacta como alimento.
Aire para respirar que no es aire,
sino humo que envenena sus pulmones
por la combustión de sus desechos.

Niños de la basura les llaman.
Hijos de la injusticia.
Vergüenza del desdén ajeno.
Desprecio de un mundo que se hace el ciego.

Y aunque el basurero les cueste la vida,
antes eso,
a que el hambre se la arrebate.
En silencio.

Isabel F. Bernaldo de Quirós

Poema incluido en mi libro “Al son de las mareas”, Ediciones Vitruvio, 2014. Madrid.