Bordar la memoria

Mujer bordando el nombre de desaparecidos al pie del Ángel de la Independencia. Tercera Marcha por la Dignidad, madres de desaparecidos de todo el país.
Ciudad de México, 10 de mayo de 2014.

/home/wpcom/public_html/wp-content/blogs.dir/922/78363415/files/2015/01/img_5459.jpg

Colibrí

Un colibrí deshoja la tarde

bajo sus alas retumban las vidas silenciadas,

la zozobra de las no respuestas

la plegaria lanzada al viento sin rumbo.

Un colibrí deshoja los días bajo la higuera

se le abre el pecho sobre una fosa,

sobre otra fosa…

sobre otra fosa.

Un colibrí deshoja la rabia de una madre,

la de muchas madres

y susurra a las sombras de la tierra

demasiados nombres.

Un colibrí deshoja un beso sin labios

el dolor que cubre esta patria,

amordazada

con los pies hundidos en el llanto.

YO

Entre esta nada, estoy Yo.

Con las yemas de los dedos silenciadas,

sin pies ni manos

con el corazón en jirones en su indignación, estoy Yo.

Mi madre  sin útero, mi padre castrado

la sangre que me hace hijo

que no se lava de la memoria,

con mi nombre en sus pupilas cercenadas, estoy Yo.

En esta tierra de lágrimas secas

descalzo del grito de mis huesos

y la voz calcinada

a punta de palabras que nos niegan hasta la muerte,

estoy Yo.