Misa en sangre

Reblogueo este poema como homenaje a los caídos de Pulse Nightclub que hoy cumplen un año. 

Parte III – Tuyo es el Reino

Parte II – En el nombre de

Para las víctimas en Pulse Nightclub, Orlando Florida. Junio 12, 2016.


“La sangre no lava la sangre; lágrimas lavan la sangre”
–Victor Hugo

Hoy no se baila
La pista esta roja
La música ha callado
Un ladrón cernícalo
Revolcando en su lodo y detrito
Trajo el mensaje de Ba’al
Al súmmum de la algazara

Esta sangre no sera negada
Stanley Almodovar III, 23
Amanda Alvear, 25
Oscar A. Aracena-Montero, 26
Rodolfo Ayala-Ayala, 33
Antonio Davon Brown, 29
Darryl Roman Burt II, 29
Angel L. Candelario-Padro, 28
Juan Chevez-Martinez, 25
Luis Daniel Conde, 39
Cory James Connell, 21

¿Y dios, dónde estaba?
¡¿dios, dónde estabas?!
No hay respuesta de la ficción humana

Solo los vivos lloran
Y lloren…
Que solo lágrimas pueden lavar la mancha humana

Esta sangre no sera negada
Tevin Eugene Crosby, 25
Deonka Deidra Drayton, 32
Simon Adrian Carrillo Fernandez, 31
Leroy Valentin Fernandez, 25
Mercedez Marisol Flores, 26
Peter O. Gonzalez-Cruz, 22
Juan Ramon Guerrero, 22
Paul Terrell Henry, 41
Frank Hernandez, 27
Miguel Angel Honorato, 30

Las liras dieron paso a los lirios
Hoy no se baila
La pista esta sola
Los mejores ángeles volaron
¿En el nombre de que, de quién?
¡¿A qué fin?!
No esperes respuestas
Que el cielo es una sentina silente

Por agujeros violentos se fue la risa
Por un río espeso
Se fue el alborozo
La pista es un pozo

Esta sangre no sera negada
Javier Jorge-Reyes, 40
Jason Benjamin Josaphat, 19
Eddie Jamoldroy Justice, 30
Anthony Luis Laureanodisla, 25
Christopher Andrew Leinonen, 32
Alejandro Barrios Martinez, 21
Brenda Lee Marquez McCool, 49
Gilberto Ramon Silva Menendez, 25
Kimberly Morris, 37
Akyra Monet Murray, 18

Ayer eran promesas
Hoy son cascarones
Ayer revolcaban en élan vital
Hoy desvanecido fragor
Ayer sueños y esquemas
Hoy cenizas

Anoche murió la música
Y ninguna entelequia respondió a los gritos
¿Y dios, dónde estaba?
¡¿dios, dónde estabas?!

Esta sangre no sera negada
Luis Omar Ocasio-Capo, 20
Eric Ivan Ortiz-Rivera, 36
Joel Rayon Paniagua, 32
Jean Carlos Mendez Perez, 35
Enrique L. Rios, Jr., 25
Jean C. Nives Rodriguez, 27
Christopher Joseph Sanfeliz, 24
Xavier Emmanuel Serrano Rosado, 35
Edward Sotomayor Jr., 34
Yilmary Rodriguez Sulivan, 24

Hoy no se baila
La pista es un chorro
De un inmundo miasma de sangre

Murió el baile
Pero el acólito también murió
Chillando en las heces de sus amos bestiales

Esta sangre no sera negada
Shane Evan Tomlinson, 33
Martin Benitez Torres, 33
Jonathan Antonio Camuy Vega, 24
Franky Jimmy Dejesus Velazquez, 50
Juan P. Rivera Velazquez, 37
Luis S. Vielma, 22
Luis Daniel Wilson-Leon, 37
Jerald Arthur Wright, 31

Nunca Jamás…
Nunca Jamás…
Nunca Jamás…
Nunca Jamás a bailar
Nunca Jamás a musitar
Nunca Jamás a beber las luces de cristal
Nunca Jamás a saltar en una turba de regodeo
Nunca Jamás a vivir
Nunca Jamás a llorar

Esta sangre no sera negada

Y después de todo
Después de la arrogancia
Después de la ciega, cruel, corrosiva fe
Después de las luces
Después de ritmos y risas
Después del pan y el vino
Después del diluvio rojo
Después de todo lo que es humano
Después de los sepelios
Permanece el Amor

Réquiem por Berta Cáceres

Hoy es el aniversario de la muerte de Berta. ¡Furia, Berta, rabia contra el mundo en declive!

Arte y denuncia

Berta Caceres (Imagen: © 2016 foodfirst.org)


Berta Cáceres, activista ambiental y de derechos indígenas de Honduras, 
fue premiada con el Premio Ambiental Goldman después de que condujo una campaña pacífica para detener a uno de los constructores de represas más grandes del mundo de perseguir la construcción, lo que habría cortado a la etnia Lenca de agua, alimentos y medicinas.

En su último proyecto, ella estaba trabajando para detener otra empresa de construir una presa hidroeléctrica. Berta se había enfrentado a amenazas por su activismo ambiental. Tanto es así que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos había pedido al gobierno de Honduras a que le facilitara protección.

Fue asesinada en su ciudad natal de La Esperanza, Intibucá, el 3 de marzo de 2016. Hubiese cumplido 46 años el siguiente día.

Berta Cáceres (Wikipedia)

Berta Cáceres (EL País)

originalmente publicada en: https://poemundo.wordpress.com/2016/03/21/requiem-por-berta-caceres/

I.

El aire no se vende

Ni las raíces de las primeras gentes
Que pusieron huevos de…

Ver la entrada original 446 palabras más

Misa en sangre

Para las víctimas en el Pulse Nightclub, Orlando, Florida.

Parte III de Tuyo es el Reino
Parte II — en el nombre de
Originalmente publicado en misa en sangre – poemundo

“La sangre no lava la sangre; lágrimas lavan la sangre”
–Victor Hugo

Hoy no se baila
La pista esta roja
La música ha callado
Un ladrón cernícalo
Revolcando en su lodo y detrito
Trajo el mensaje de Ba’al
Al súmmum de la algazara

Esta sangre no sera negada
Stanley Almodovar III, 23
Amanda Alvear, 25
Oscar A. Aracena-Montero, 26
Rodolfo Ayala-Ayala, 33
Antonio Davon Brown, 29
Darryl Roman Burt II, 29
Angel L. Candelario-Padro, 28
Juan Chevez-Martinez, 25
Luis Daniel Conde, 39
Cory James Connell, 21

¿Y dios, dónde estaba?
¡¿dios, dónde estabas?!
No hay respuesta de la ficción humana

Solo los vivos lloran
Y lloren…
Que solo lágrimas pueden lavar la mancha humana

Esta sangre no sera negada
Tevin Eugene Crosby, 25
Deonka Deidra Drayton, 32
Simon Adrian Carrillo Fernandez, 31
Leroy Valentin Fernandez, 25
Mercedez Marisol Flores, 26
Peter O. Gonzalez-Cruz, 22
Juan Ramon Guerrero, 22
Paul Terrell Henry, 41
Frank Hernandez, 27
Miguel Angel Honorato, 30

Las liras dieron paso a los lirios
Hoy no se baila
La pista esta sola
Los mejores ángeles volaron
¿En el nombre de que, de quién?
¡¿A qué fin?!
No esperes respuestas
Que el cielo es una sentina silente

Por agujeros violentos se fue la risa
Por un río espeso
Se fue el alborozo
La pista es un pozo

Esta sangre no sera negada
Javier Jorge-Reyes, 40
Jason Benjamin Josaphat, 19
Eddie Jamoldroy Justice, 30
Anthony Luis Laureanodisla, 25
Christopher Andrew Leinonen, 32
Alejandro Barrios Martinez, 21
Brenda Lee Marquez McCool, 49
Gilberto Ramon Silva Menendez, 25
Kimberly Morris, 37
Akyra Monet Murray, 18

Ayer eran promesas
Hoy son cascarones
Ayer revolcaban en élan vital
Hoy desvanecido fragor
Ayer sueños y esquemas
Hoy cenizas

Anoche murió la música
Y ninguna entelequia respondió a los gritos
¿Y dios, dónde estaba?
¡¿dios, dónde estabas?!

Esta sangre no sera negada
Luis Omar Ocasio-Capo, 20
Eric Ivan Ortiz-Rivera, 36
Joel Rayon Paniagua, 32
Jean Carlos Mendez Perez, 35
Enrique L. Rios, Jr., 25
Jean C. Nives Rodriguez, 27
Christopher Joseph Sanfeliz, 24
Xavier Emmanuel Serrano Rosado, 35
Edward Sotomayor Jr., 34
Yilmary Rodriguez Sulivan, 24

Hoy no se baila
La pista es un chorro
De un inmundo miasma de sangre

Murió el baile
Pero el acólito también murió
Chillando en las heces de sus amos bestiales

Esta sangre no sera negada
Shane Evan Tomlinson, 33
Martin Benitez Torres, 33
Jonathan Antonio Camuy Vega, 24
Franky Jimmy Dejesus Velazquez, 50
Juan P. Rivera Velazquez, 37
Luis S. Vielma, 22
Luis Daniel Wilson-Leon, 37
Jerald Arthur Wright, 31

Nunca Jamás…
Nunca Jamás…
Nunca Jamás…
Nunca Jamás a bailar
Nunca Jamás a musitar
Nunca Jamás a beber las luces de cristal
Nunca Jamás a saltar en una turba de regodeo
Nunca Jamás a vivir
Nunca Jamás a llorar

Esta sangre no sera negada

Y después de todo
Después de la arrogancia
Después de la ciega, cruel, corrosiva fe
Después de las luces
Después de ritmos y risas
Después del pan y el vino
Después del diluvio rojo
Después de todo lo que es humano
Después de los sepelios
Permanece el Amor

Réquiem por Berta Cáceres

Berta Caceres (Imagen: © 2016 foodfirst.org)


Berta Cáceres, activista ambiental y de derechos indígenas de Honduras, 
fue premiada con el Premio Ambiental Goldman después de que condujo una campaña pacífica para detener a uno de los constructores de represas más grandes del mundo de perseguir la construcción, lo que habría cortado a la etnia Lenca de agua, alimentos y medicinas.

En su último proyecto, ella estaba trabajando para detener otra empresa de construir una presa hidroeléctrica. Berta se había enfrentado a amenazas por su activismo ambiental. Tanto es así que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos había pedido al gobierno de Honduras a que le facilitara protección.

Fue asesinada en su ciudad natal de La Esperanza, Intibucá, el 3 de marzo de 2016. Hubiese cumplido 46 años el siguiente día.

Berta Cáceres (Wikipedia)

Berta Cáceres (EL País)

originalmente publicada en: https://poemundo.wordpress.com/2016/03/21/requiem-por-berta-caceres/

I.

El aire no se vende

Ni las raíces de las primeras gentes
Que pusieron huevos de sangre y carne
En la espalda virgen de la gran madre

El mar no tiene precio

Ni el sanguinario abono
Que vistió los montes de verde
Y bronceó las calles del viejo mundo

II.

Berta…
A tu cama de sueños verdes
Vino una mano cobarde y sin nombre:
La muerte vestida de envidia,
señor de Xibalbá
Se robó la orquídea de la huerta en tu alma
Y cuando dormías inocente
Derramó el subversivo tecnicolor que fluía
Por tus venas henchidas

Al madrugar
El ruiseñor y el quetzal
Ya lo habían barruntado
Y entonces musitaron
Una endecha a la aurora gris
De ese día fatal

III.

Las estrellas no están en oferta

Berta de maíz
Berta de frijol
Berta de chocolate
Mazorca de tierra y carne
Te plantaste y echaste raíces
Cuyos dedos profundos escribieron
Nuevos capítulos en el Libro del Consejo
Que desafiaron pensares moribundos del mundo viejo

Berta madre
Berta hija de Flores
Berta guardián de colores
Berta víctima de rencores
Berta de las primeras gentes
Berta corazón del cielo
Berta Huracán
¡Berta Cáceres!
Yo voceo tu nombre alto y estruendoso
En los mismos rostros cobardes,
Dementes, insidiosos,
De hombres defectuosos
Como el primer deshilvanado hombre de barro
Hasta quedarme en sollozos
Por una humanidad tambaleando
Hacia el lugar de la calavera

IV.

Desde el reino crepúsculo
Debajo la huerta
Donde duermes inocente
Denuncia la voz desierta
Cual contagió la sequía en tus venas
Transmite tu clamor al Rey del Maíz
A través del musgo y el follaje
Pídele a la Serpiente Emplumada
Que arrasen con piedad los traidores del alborozo
Que castiguen con clemencia los que ensucian el aire
Que azoten con misericordia los infame envidiosos
Y asi conozcan el arma feroz de tu alma blanca

V.

Y te fuiste por el aire
Libre
Con el Rey del Maíz de la mano
Y desde el cerro todavía baja tu grito
Entre el musgo y follaje
Alumbrando la orilla del río sucio de angustia
Pintando el entorno de verde
Dando voz a tu gente
Y con tu aliento a nuestra espalda
Juntos venceremos la fusta
Juntos derrumbaremos la herrumbre
Juntos ganaremos la batalla contra la mustia

VI.

Compañera…
Anoche vinieron a comprar
El aire
El mar
El color verde
Quisieron pagarte por el viento
Por estrellas que no quisieron venderse
Vinieron a comprar tu corazón rebelde
Plantaste tu hito y no vendiste
¡No!
Y cuando cantaba el rey de la noche allá en el alto sauce
En el cúspide de la esperanza
Murió la flor del grito

Hoy ERES Berta Isabel Cáceres Flores
¡Limpia y clara!
¿Y aquellos hombres cero de barro?
¡No son nada!

No descanses en paz
Descansa en potencia
Descansa en fulgor

SPQR

Originalmente publicado en: https://poemundo.wordpress.com/2016/02/20/spqr/

Y ascendió Saturno y devoró a sus hijos…

¡Ciudadanos!

Voces frías
Voces de mármol
Voces duras y blancas
Revolotearon entre filigrana y capitel
Ecos de Palabras
Civilitas
Res Publica
Clementia
Libertas
Dignitas
Virtus
Palabras, Palabras
Palabras en la garganta de la Gorgona
Cuervos de humo
Cuerpos sin zumo
Estatuas sin corazones
Alzaron un muro
De verbos vacíos
A un lado bocas hediondas de oraciones
Al otro bocas hambrientas de acciones

En la pubertad de la civilización…

¡Romanos!

Cariátides desmoronadas
Bajo la carga de mármol limpio y blanco
El sucio y osado corazón de Roma fulmina
“¡¿Hasta cuándo abusarás de nuestra paciencia, Catilina?!”

Miel de avispa en el foro
Y en el tribunal, calumnias
Graznadas de picos córvidos
Cuyas alas echaron sombra
Sobre la plebedumbre y el coro

Hiel en las tripas del ave
Y en el viento el agravio
Fiel a los labios sátiros
Y a la piel del minotauro

La turba es Roma…

¡Ave!

Varones ilustres
Se armaron en el campo de marte
Donde celebraron un triunfo
Que les hizo olvidar que solo eran hombres

Ave el imperio sin límite
Ave el hombre nuevo
Ave el destino manifiesto
Ave el espanto del pueblo
Ave el ave negro
Ave el graznar siniestro
Ave el esclavo y suplicio
Ave el desenfrenado atrevimiento
Ave el césar perverso

¡Respira el polvo de Catargo!

El ascenso del hombre
Fue una fiesta lupercal
Amamantados por la loba
Buscamos la república ideal
Y desde el potencial de Roma
Hasta el derramar en el Sena
El descenso fue brutal
Y la sociedad platónica
Se convirtió en columnas de sal
Y ni los senos de la loba
Nos podrán rescatar

Roma

Denuncio el ciego consumismo. Especialmente durante la temporada navideña cuando el sentimiento se vuelve una gastadera zombi.

¿Estas cosas son realmente mejores que las cosas que ya tengo? ¿O solo estoy entrenado para estar insatisfecho con lo que tengo ahora?
― Chuck Palahniuk, Lullaby

En la Roma digital
En mi morada de veraneo
A la orilla del averno
Con piscina en el patio
Con tres autos en el establo
En mi pantalla
Vi un anuncio con mujeres
Delgadas vestidas de Hollywood
Desde arriba descendió
Un ataúd de abalorios
El muerto estalló de su sueño
Bien peinado y anillado
Traje de luces aterciopelado
En su audacia estilística
De su boca maquillada salía
Una homilía esmaltada y tallada
Vendía, vendía…

¡Lite,
Antialérgico,
Orgánico,
Bajas calorías,
A medio precio,
Compras uno y uno gratis,
Sin químicas,
Sin sal,
En oferta,
A bajo precio,
Digital,
Analógico,
Portátil,
Sanitario,
A plazos,
Inoxidable,
Solo añadir agua,
Baterías incluidas,
Casero,
Gratis,
Con garantía,
Sin preservativos,
¡Jesús enlatado!

¡Dios mío! Qué divino sermón
Como un cometa del cielo
Esta misa negra brillaba
En mi pantalla de alta fidelidad
Con sonido envolvente
¡¡Uff qué pantalla!!

Esta letanía eyaculaba
Como nubes de rabia desde la boca de una tormenta
Con la precisión de la nave Challenger
Dejo mi mente ya irradiada de rayos catódicos
Con solo la única decisión…

¡¡Consumir!!

La muerte vino a mi puerta un día


Solo los muertos conocen el fin de la guerra.
–Jorge Agustín Nicolás Ruiz de Santayana y Borrás

Originalmente publicado en: https://poemundo.wordpress.com/2013/04/19/la-muerte/

La muerte vino a mi puerta un día
y no le pude responder
se había roto la cañería
y no le pude atender

la muerte vino a mi puerta un día
y no le pude responder
muchos quehaceres tenía
y no le pude atender

esa noche, pesadillas…

Quién es
La muerte
Qué querés
Tu sangre mi hijo
Sois un peligro
Tus pensamientos
Tus ideales furtivos
Tus testamentos

Aquí no queremos esto
Solo yo decido
Solo yo proscribo
Aquí los machetes son míos
Hijo mío

Vete y vuelve otro día
Que el tiempo resbala
Entre mis manos frías
Y no tengo tiempo
De tonterias

la muerte tocó en mi puerta un día
y no le pude responder
pues escribía poesía
y no le pude atender

más allá de mi ventana
pestilencias emanaban
usurpadores de inocencias
gobiernos sin plazos
carabinas y pelotones
soplos de humo y paredones
la sangre empapando el aire de lágrimas
hasta la lluvia lloraba
preguntas heridas
la razón atada
ilusiones quemadas
banderas de mentiras

da la media vuelta maldita sombra
lleva la pez de tu rostro
lleva tus hedores a otros altares
lleva tu aliento tétrico
lleva la hiel de malestares
y vete a otro planeta
donde eres primus inter pares

que todavía hay soles
con girasoles
todavía hay cielos con alas
todavía hay colores y olores de flores
todavía hay ruiseñores
y quedan lindas palabras

mientras retoza un niño, hay vida
mientras un obrador hiende la tierra, hay vida
mientras voces vuelan en astas, hay vida
mientras la palabra justicia urde en gargantas inquietas, hay vida
mientras existe la poesía, hay vida

la muerte tocó en mi puerta un día
y no le quise responder
preocupado con la vida
y no había por qué temer

la muerte vino a mi puerta un día
y no la pude comprender
no quise compartir en su agonía
ni sus maneras aprender
y en lugar quise seguir riendo
y bebiendo el amanecer
y por seguir viviendo
vi la muerte padecer