Ni un silencio más, ni una voz menos

Solo silencio por aquellas que mueren en mi nombre,
solo silencio por aquellas que cayeron por mi vida,
solo silencio por aquellas que no tienen nombre,
ni voz, ni vida, ni rostro, ni alas, ni sonrisa.

Silencio por aquellas condenadas a él,
silencio por sus cuerpos y por sus heridas,
silencio por las víctimas y el dolor del crimen
del estado, del patriarcado y de la complicidad
de quién no es capaz de ver.

No, no, no quiero en tu rostro más lágrimas,
ni más silencio en nuestras calles.
No, ni una gota más de silencio en los días
ni un segundo más de soledad en tu nombre.

No estás sola, hermana, somos resistencia,
somos flor, somos fuego y seremos mares.
Desbordaremos los muros que te encierran
y partiremos las cadenas y los alambres,
que con golpes han desgarrado tu alma,
roto tu mirada y derramado tu sangre.
Sé fuerte, sé firme y vuela libre, vuela,
que no es amor, eso que pretende,
sino la mayor bestialidad, la de la guerra.
¡Vuela! Que no estás sola en nuestro enjambre,
que los pararemos y picaremos, compañera.

Mujer encarcelada por sus mentiras, levántate
que no hay nada de amor en su violencia,
que nos despertaremos en tormenta
frente a sus golpes y sus grilletes,
frente a sus palabras y sus cadenas,
juntas, mano a mano, frente a frente:
¡Ni un silencio más, ni una voz menos!

Anuncios

Ruqia Hassan

Ruqia Hassan

Ruqia Hassan

Yo no sabía tu nombre de flor del desierto
de Siria, y hoy lo pronuncio con el aliento triste
de la muerte abriendo la puerta a la lista
interminable de nombres de mujer con aroma
de jazmines, grito
de majestuosa dignidad, “mejor morir, morir,
que vivir humillada
 —dijiste— por esos tipos
que nos imponen su poder
”.

Yo no sabía tu nombre, el que abre la esperanza de los pueblos
y la libertad de sus mujeres. Ruqia Hassan,
asesinada en Raqa. “Seguramente
seré detenida
y decapitada —
lo sabías—,
pero conservaré mi dignidad”. Y al corazón
del mundo
llega el aliento de tus últimas palabras; y enmudece
el mundo
porque
tu juventud está hecha
de sabiduría y honradez,
de la belleza imparable de la vida
que otra vez, ¡ay, el alma y la memoria de Hypatia de Alejandría!,
harán sangre en sus manos aquellos que interpretan
los designios de los hombres y los deseos de Dios
para justificar sus crímenes en todas las ciudades
y los pueblos ocupados. Contra ellos
nada valen tu valor y el conocimiento de la filosofía,
pero saben que puede más que ellos la verdad que ilumina
tus sólo treinta años contra el totalitarismo de velos
y nicabs negros, crucifixiones,
decapitaciones, torturas,
flagelaciones públicas en las plazas de Raqa,
la ciudad que está siendo aniquilada
silenciosamente.

El valle del Eúfrates se ahoga en sangre;
yo no sabía tu nombre ni la alegría de los pétalos blancos
de sus letras, y ahora tengo en mis manos
todo el terror que desangra a Siria y no sé qué hacer
con las bombas aliadas
ni con el horror del Califato. Tú estás muerta
y tu muerte defiende nuestras vidas, pero sé
que no será suficiente
si seguimos callados ante el crimen.

Julio González Alonso
lucernarios.net


Con tristeza ante la realidad, comparto este poema con los lectores de Arte y denuncia, para hacer notar lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. Un poema del extraordinario poeta Julio González Alonso, que me ha conmovido intensamente. Ruqia Hassan se adentra en nuestras vidas, nos habla de lo que está pasando. Es importante que reflexionemos ante su muerte. Ruqia Hassan tenía 30 años, fue acusada de espionaje y asesinada por decir la verdad, murió en manos de los yihadistas por contar lo que estaba pasando en su ciudad.
Julie Sopetrán

Misa en sangre

Reblogueo este poema como homenaje a los caídos de Pulse Nightclub que hoy cumplen un año. 

Parte III – Tuyo es el Reino

Parte II – En el nombre de

Para las víctimas en Pulse Nightclub, Orlando Florida. Junio 12, 2016.


“La sangre no lava la sangre; lágrimas lavan la sangre”
–Victor Hugo

Hoy no se baila
La pista esta roja
La música ha callado
Un ladrón cernícalo
Revolcando en su lodo y detrito
Trajo el mensaje de Ba’al
Al súmmum de la algazara

Esta sangre no sera negada
Stanley Almodovar III, 23
Amanda Alvear, 25
Oscar A. Aracena-Montero, 26
Rodolfo Ayala-Ayala, 33
Antonio Davon Brown, 29
Darryl Roman Burt II, 29
Angel L. Candelario-Padro, 28
Juan Chevez-Martinez, 25
Luis Daniel Conde, 39
Cory James Connell, 21

¿Y dios, dónde estaba?
¡¿dios, dónde estabas?!
No hay respuesta de la ficción humana

Solo los vivos lloran
Y lloren…
Que solo lágrimas pueden lavar la mancha humana

Esta sangre no sera negada
Tevin Eugene Crosby, 25
Deonka Deidra Drayton, 32
Simon Adrian Carrillo Fernandez, 31
Leroy Valentin Fernandez, 25
Mercedez Marisol Flores, 26
Peter O. Gonzalez-Cruz, 22
Juan Ramon Guerrero, 22
Paul Terrell Henry, 41
Frank Hernandez, 27
Miguel Angel Honorato, 30

Las liras dieron paso a los lirios
Hoy no se baila
La pista esta sola
Los mejores ángeles volaron
¿En el nombre de que, de quién?
¡¿A qué fin?!
No esperes respuestas
Que el cielo es una sentina silente

Por agujeros violentos se fue la risa
Por un río espeso
Se fue el alborozo
La pista es un pozo

Esta sangre no sera negada
Javier Jorge-Reyes, 40
Jason Benjamin Josaphat, 19
Eddie Jamoldroy Justice, 30
Anthony Luis Laureanodisla, 25
Christopher Andrew Leinonen, 32
Alejandro Barrios Martinez, 21
Brenda Lee Marquez McCool, 49
Gilberto Ramon Silva Menendez, 25
Kimberly Morris, 37
Akyra Monet Murray, 18

Ayer eran promesas
Hoy son cascarones
Ayer revolcaban en élan vital
Hoy desvanecido fragor
Ayer sueños y esquemas
Hoy cenizas

Anoche murió la música
Y ninguna entelequia respondió a los gritos
¿Y dios, dónde estaba?
¡¿dios, dónde estabas?!

Esta sangre no sera negada
Luis Omar Ocasio-Capo, 20
Eric Ivan Ortiz-Rivera, 36
Joel Rayon Paniagua, 32
Jean Carlos Mendez Perez, 35
Enrique L. Rios, Jr., 25
Jean C. Nives Rodriguez, 27
Christopher Joseph Sanfeliz, 24
Xavier Emmanuel Serrano Rosado, 35
Edward Sotomayor Jr., 34
Yilmary Rodriguez Sulivan, 24

Hoy no se baila
La pista es un chorro
De un inmundo miasma de sangre

Murió el baile
Pero el acólito también murió
Chillando en las heces de sus amos bestiales

Esta sangre no sera negada
Shane Evan Tomlinson, 33
Martin Benitez Torres, 33
Jonathan Antonio Camuy Vega, 24
Franky Jimmy Dejesus Velazquez, 50
Juan P. Rivera Velazquez, 37
Luis S. Vielma, 22
Luis Daniel Wilson-Leon, 37
Jerald Arthur Wright, 31

Nunca Jamás…
Nunca Jamás…
Nunca Jamás…
Nunca Jamás a bailar
Nunca Jamás a musitar
Nunca Jamás a beber las luces de cristal
Nunca Jamás a saltar en una turba de regodeo
Nunca Jamás a vivir
Nunca Jamás a llorar

Esta sangre no sera negada

Y después de todo
Después de la arrogancia
Después de la ciega, cruel, corrosiva fe
Después de las luces
Después de ritmos y risas
Después del pan y el vino
Después del diluvio rojo
Después de todo lo que es humano
Después de los sepelios
Permanece el Amor

A punto de rebosar

Drinking glass. Foto: Pexels. CC0 Public Domain.

Hasta el borde
y a punto de rebosar.
Llega el fin
y acaba de empezar.
Tabula rasa.
Mi experiencia no nació
en parto natural.
Seguí el rastro de cada ruido
y guardé sus vibraciones
y silencios.
Me escondí tras cada proyección
y capté por mi ojo
aquello que recibía  
y expulsaba.
Anoté con timbre oficial
cada localización,
paraje durante la fulminación,
de mi idea pretenciosa
de un mundo con aspiraciones
de quietud y sosiego,
tan difícil de alcanzar.
Un día al levantarte:
hasta el borde,
a punto de rebosar.
La credibilidad
en un linaje
sin lazos,
sin escrúpulos,
ni raíces:
la humanidad.

Gema Albornoz

Copyrighted.com Registered & Protected CN2R-DW9B-YBHP-17KF

Coltán

Coltán, coltán, coltán

los expertos en psicología

hacen que NO pienses

                     en

      un elefante blanco

y dicen coltán, al menos,

debes repetir 3 veces un nombre

para recordarlo.

        < suena un teléfono móvil >

—¿Dónde estás?

—Estoy enterrando vivo a un niño.

COLTÁN

Réquiem por Berta Cáceres

Hoy es el aniversario de la muerte de Berta. ¡Furia, Berta, rabia contra el mundo en declive!

Arte y denuncia

Berta Caceres (Imagen: © 2016 foodfirst.org)


Berta Cáceres, activista ambiental y de derechos indígenas de Honduras, 
fue premiada con el Premio Ambiental Goldman después de que condujo una campaña pacífica para detener a uno de los constructores de represas más grandes del mundo de perseguir la construcción, lo que habría cortado a la etnia Lenca de agua, alimentos y medicinas.

En su último proyecto, ella estaba trabajando para detener otra empresa de construir una presa hidroeléctrica. Berta se había enfrentado a amenazas por su activismo ambiental. Tanto es así que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos había pedido al gobierno de Honduras a que le facilitara protección.

Fue asesinada en su ciudad natal de La Esperanza, Intibucá, el 3 de marzo de 2016. Hubiese cumplido 46 años el siguiente día.

Berta Cáceres (Wikipedia)

Berta Cáceres (EL País)

originalmente publicada en: https://poemundo.wordpress.com/2016/03/21/requiem-por-berta-caceres/

I.

El aire no se vende

Ni las raíces de las primeras gentes
Que pusieron huevos de…

Ver la entrada original 446 palabras más

Hay cosas que piensas
y no las dices a nadie
porque no tienes a nadie,
o al menos eso piensas.

Pasan como flechas oscuras
que lastiman, que asustan,
que confunden,
que avergüenzan.

Pensamientos turbios
o afilados como cuchillos,
desoladores o confusos,
violentos como estallido.

Sueñas golpear, atacar,
destruir al mundo.
Deseas herir, terminar,
destruir tu mundo.

Y luego irrumpe el mismo mundo
—la cotidianidad, el absurdo—
y tú finges y sigues
en ese aislamiento mudo.

A veces tratas de romper el muro:
sacas a flote
algún pensamiento oscuro.
Y recibes a cambio
el miedo en sus ojos,
la extrañeza en sus hombros,
la incomprensión a todo.

¿No has pensado que el problema no es tuyo,
sino de aquellos que no saben ver lo profundo?

Y entonces
el silencio
atrapado
se vuelca
en ira
y en caos.

¿De dónde viene esa violencia?
¿Quién la puso y desde cuándo?
¿Estás seguro de que no hay llanto
tras tu puño que se cierra,
tras el arma en tu mano?

Quizá nada de eso sea tuyo,
no es tu carga ni tu deuda.
Puede que si lo lloras
desaparezca.

¿Y con quién llorar?
¿Con quién hablar?
¿Quién será tu guía,
tu supervivencia,
tu mejor interlocutor,
tu fortaleza?

¿Quién escuchará sin escandalizarse,
sin juzgar?

¿Quién podrá amarte?
¿En quién confiarás?

Hay alguien que te sostendrá,
que te guiará con destreza,
que sabrá conseguir ayuda,
que será tu fuerza.

Hay alguien
que escucha
y tomará tu mano.

Hay alguien
que apacigua
y da orden al caos.

Si quieres conocerlo,
solo escribe
tu propio nombre
en este espacio:
________________

 

Inspirado en el episodio de violencia ocurrido en una escuela de Nuevo León, México, este miércoles 18 de enero: Tiroteo en escuela de Nuevo León deja un muerto.
Sin afán de pretender saber lo que sucede dentro de la cabeza de un chico que comete actos de violencia contra los demás y contra sí mismo, este poema busca abrir los ojos a los recursos propios que cada ser humano tiene para afrontar su lucha interna incluso cuando las personas a su alrededor lo ignoran o le dan la espalda.
aquí, La opinión de una experta de por qué suceden estos casos y quÉ se puede hacer para prevenirlos:
https://www.youtube.com/watch?v=H9j-DrBftlY

Imagen: Swords, por David Goehring (CC BY).