Ni un silencio más, ni una voz menos

Solo silencio por aquellas que mueren en mi nombre,
solo silencio por aquellas que cayeron por mi vida,
solo silencio por aquellas que no tienen nombre,
ni voz, ni vida, ni rostro, ni alas, ni sonrisa.

Silencio por aquellas condenadas a él,
silencio por sus cuerpos y por sus heridas,
silencio por las víctimas y el dolor del crimen
del estado, del patriarcado y de la complicidad
de quién no es capaz de ver.

No, no, no quiero en tu rostro más lágrimas,
ni más silencio en nuestras calles.
No, ni una gota más de silencio en los días
ni un segundo más de soledad en tu nombre.

No estás sola, hermana, somos resistencia,
somos flor, somos fuego y seremos mares.
Desbordaremos los muros que te encierran
y partiremos las cadenas y los alambres,
que con golpes han desgarrado tu alma,
roto tu mirada y derramado tu sangre.
Sé fuerte, sé firme y vuela libre, vuela,
que no es amor, eso que pretende,
sino la mayor bestialidad, la de la guerra.
¡Vuela! Que no estás sola en nuestro enjambre,
que los pararemos y picaremos, compañera.

Mujer encarcelada por sus mentiras, levántate
que no hay nada de amor en su violencia,
que nos despertaremos en tormenta
frente a sus golpes y sus grilletes,
frente a sus palabras y sus cadenas,
juntas, mano a mano, frente a frente:
¡Ni un silencio más, ni una voz menos!

24 de marzo

Les comparto este poema de Ana Conde Menazzi: 

La calle no es prisión

 ni detiene mis ojos recorriendo el plasma de tus piernas

con la voluntad absorta de mis venas

pecando sobre la perversa ambigüedad que retratan mis penas.

Hablo de antes, no de ahora, ni después.

Antes de la muerte, antes de la vida.

Está este útero vacío,

este vicio negro cruzando la autopista,

el grito del orgasmo,

el salvaje llanto de los desaparecidos el 24 de marzo.

Llora, caucásica muchedumbre.

Espina de la villa,

jodida esquina de la misma comparsita.

Mierda que duele.

Te lloro desde la angustia lisérgica misma.

Quizás encuentre la sabia cuchilla en filo

y tuerza cada maldito suicidio.

Vamos, salgamos de esta cíclope penumbra.

La luz es un vitral confuso,

el calidoscopio del vómito que recuerda mi boca

vaciada de saliva sobre tus piernas

 que yacen por fuera de mí sepulcro.

@aconme1

En el hueso

La Sed. Dibujo original. Artista: Paula Bonet. All rights reserved.

«La Sed», dibujo original  por Paula Bonet. (Todos los derechos reservados).

«El machismo está en el hueso». Paula Bonet

Un río de sangre corre
desde mi brazo hasta el tuyo.
Mojas el dedo en él
para testar la androginia
de mis pensamientos.
Un río de lágrimas
es cascada entre mis ojos
y tus mejillas.
Sigue un estereotipo
donde siempre quedas por encima.
Un mar de micromachismos
en los que caer,
sin querer zambullirme.
Forman un agujero negro
por donde tiro toda la sangre
—y las lágrimas—
que me extirpo del hueso.
Un hueso que es arma
en su taxonomía
y veneno
—cuando se apura sorbiéndolo.
Raspo hasta su parte más esponjosa.
Raspo arañando la médula.
Raspo haciendo cavidades con mis uñas.
Las clavo haciéndolas irrompibles
al bañarlas en mi propia sangre.

Gema Albornoz
https://emocionesencadenadas.com/

Copyrighted.com Registered & Protected WLMU-NTKP-CHEB-OFWC