Hace ciento ocho meses atrás

Hay pérdidas
que cambian el curso de los días

a través de Hace ciento ocho meses atrás — Emociones encadenadas

Una pétrea figura
fue testigo
hace ciento ocho meses atrás.
Los tejados quedaron mudos
—durante ciento ocho segundos.

Ninguno viró su veleta en su dirección.
Las antenas medían entonces,
la velocidad del viento,
en su lugar.
Una electricidad lúgubre inundó
el ambiente.
Los gorriones
dieron ciento ocho vueltas
con ciento ocho aleteos,
premonizando en sus alas
—y pinzando con sus plumas—
cada sensación voluble en el aire.

Los muros enseñaron cicatrices
y desconchones en sus fachadas
—aún sin revestir de blanco.
Caían ciento ocho costras
llorando el momento, por el que el suelo
se llenó de ríos de sangre incolora
—porque nadie había pinchado
su superficie para verla sangrar.

Los árboles tiraron el ropaje ramado
que vestían mientras hacían un camino
señalando una emigración sin residencia,
silenciosa y sin causa,
ni necesidad.

Ciento ocho entradas al instante congelado
donde todo se repite.

Sin salida
sin entrada,
sin camino,
sin una visita
a ese mosaico sepulcral
—faltante aún,
ahora —
teniendo en mi pecho,
tu vida
y en mis manos,
un ramo de crisantemos.

Gema Albornoz

Copyrighted.com Registered & Protected JIMJ-UCC6-2SIA-KSPW

Kenia

africa2

Mapa del dolor – Silvina Patano

Kenia duele.

Más de lo mismo, decenas de vidas apagadas por unos pocos que así lo decidieron.

Por mas que la realidad nos bombardee con noticias de muerte, no me quiero acostumbrar a las masacres, no me quiero acostumbrar a las desapariciones, no me quiero acostumbrar a esas palabras.

Los terroristas que cometieron la masacre de Kenia son islámicos, esto no significa que millones de creyentes islámicos sean terroristas. Viven día a día, trabajando, estudiando, y no tienen porque cargar con los crímenes que cometen algunos fanaticos que profesan la misma religión que ellos.

De esta manera, a algunos medios y gobiernos pareciera que les duele Kenia pero les incomoda México, porque no sufren las ausencias, ellos miden las masacres por su costo y beneficio. No miran a la víctima, sino su relación con el victimario.

El mapa del dolor trazado por estas muertes no conoce de fronteras ni religiones. El asesinato de estudiantes duele en Ayotzinapa, en Kenia y en cualquier lugar donde haya personas con sangre en las venas y empatía en su corazón.

¿La conquista del desierto?

Tecnica mixta sobre carton Silvina Patano

¿La conquista del desierto?
Tecnica mixta sobre carton
Silvina Patano

La conquista del desierto se llamó a la campaña que entre 1878 y 1885 invadió el territorio de la patagonia argentina, asesinando a los pueblos que allí vivian.  Julio Argentino Roca, quien encabezó esta campaña militar, hoy es considerado un prócer, gracias a él Argentina amplió su territorio. Tierras regadas de sangre.

Cuando escriben conquista yo leo genocidio. Y no habia desierto, eran tierras habitadas por los pueblos originarios. Llamemos las cosas por su nombre: ¿Conquista del desierto? No. Genocidio de los pueblos.

Asi como en la patagonia argentina de fines del siglo XIX, en otras épocas, otros gobiernos, otras tierras, se siguen cometiendo los mismos crimenes. Los muertos siempre los pone el pueblo.

Silvina.

No me olvido de Ayotzinapa.

Cuidado con el dueño

Por que no solo se trata del gobierno inepto, sino también de quién lo puso y encubre su ineptitud.

televisa

https://www.facebook.com/arteenmascarado

https://www.facebook.com/abrojox

#IlustradoresConAyotzinapa

ay

Yo Giovanni Rios Castro, exijo saber ¿Dónde esta Luis Ángel Francisco Arzola?

https://www.facebook.com/arteenmascarado