Kenia

africa2

Mapa del dolor – Silvina Patano

Kenia duele.

Más de lo mismo, decenas de vidas apagadas por unos pocos que así lo decidieron.

Por mas que la realidad nos bombardee con noticias de muerte, no me quiero acostumbrar a las masacres, no me quiero acostumbrar a las desapariciones, no me quiero acostumbrar a esas palabras.

Los terroristas que cometieron la masacre de Kenia son islámicos, esto no significa que millones de creyentes islámicos sean terroristas. Viven día a día, trabajando, estudiando, y no tienen porque cargar con los crímenes que cometen algunos fanaticos que profesan la misma religión que ellos.

De esta manera, a algunos medios y gobiernos pareciera que les duele Kenia pero les incomoda México, porque no sufren las ausencias, ellos miden las masacres por su costo y beneficio. No miran a la víctima, sino su relación con el victimario.

El mapa del dolor trazado por estas muertes no conoce de fronteras ni religiones. El asesinato de estudiantes duele en Ayotzinapa, en Kenia y en cualquier lugar donde haya personas con sangre en las venas y empatía en su corazón.