Hay cosas que piensas
y no las dices a nadie
porque no tienes a nadie,
o al menos eso piensas.

Pasan como flechas oscuras
que lastiman, que asustan,
que confunden,
que avergüenzan.

Pensamientos turbios
o afilados como cuchillos,
desoladores o confusos,
violentos como estallido.

Sueñas golpear, atacar,
destruir al mundo.
Deseas herir, terminar,
destruir tu mundo.

Y luego irrumpe el mismo mundo
—la cotidianidad, el absurdo—
y tú finges y sigues
en ese aislamiento mudo.

A veces tratas de romper el muro:
sacas a flote
algún pensamiento oscuro.
Y recibes a cambio
el miedo en sus ojos,
la extrañeza en sus hombros,
la incomprensión a todo.

¿No has pensado que el problema no es tuyo,
sino de aquellos que no saben ver lo profundo?

Y entonces
el silencio
atrapado
se vuelca
en ira
y en caos.

¿De dónde viene esa violencia?
¿Quién la puso y desde cuándo?
¿Estás seguro de que no hay llanto
tras tu puño que se cierra,
tras el arma en tu mano?

Quizá nada de eso sea tuyo,
no es tu carga ni tu deuda.
Puede que si lo lloras
desaparezca.

¿Y con quién llorar?
¿Con quién hablar?
¿Quién será tu guía,
tu supervivencia,
tu mejor interlocutor,
tu fortaleza?

¿Quién escuchará sin escandalizarse,
sin juzgar?

¿Quién podrá amarte?
¿En quién confiarás?

Hay alguien que te sostendrá,
que te guiará con destreza,
que sabrá conseguir ayuda,
que será tu fuerza.

Hay alguien
que escucha
y tomará tu mano.

Hay alguien
que apacigua
y da orden al caos.

Si quieres conocerlo,
solo escribe
tu propio nombre
en este espacio:
________________

 

Inspirado en el episodio de violencia ocurrido en una escuela de Nuevo León, México, este miércoles 18 de enero: Tiroteo en escuela de Nuevo León deja un muerto.
Sin afán de pretender saber lo que sucede dentro de la cabeza de un chico que comete actos de violencia contra los demás y contra sí mismo, este poema busca abrir los ojos a los recursos propios que cada ser humano tiene para afrontar su lucha interna incluso cuando las personas a su alrededor lo ignoran o le dan la espalda.
aquí, La opinión de una experta de por qué suceden estos casos y quÉ se puede hacer para prevenirlos:
https://www.youtube.com/watch?v=H9j-DrBftlY

Imagen: Swords, por David Goehring (CC BY).

Nos siguen faltando 43

Mi pequeña protesta (#RenunciaEPN)

México. Día de la Independencia. Lejos.
Mi protesta es pequeña, pero no olvido.

Poco a poco lograremos despertar consciencias. Yo tendré paciencia.

México merece un mejor presidente.

Merecemos más. #RenunciaEPN.

DIOS DE LA MUERTE

Dios de la muerte

ALGO DE AZÚCAR

 

1-Calaveritas

La indiferencia me araña las paredes del estómago
y es de adobe mi casa
me duele hondo esta dejadez lacerante
la indiferencia me marca la piel
el compromiso se desvanece en la palabra dada
y no es cierto lo que me prometieron
antes, mucho antes de darles mi voto
porque nada se cumple
lo convenido es falso
y abundan las palabras huecas
los agujeros negros, las puertas cerradas
los pozos malolientes,
me hieren las balas que destruyen los cuerpos inocentes
y sangro en desamor, el espacio me ahoga
es una sequedad, un odio que se infiltra, una sospecha
en el síntoma de la frialdad
y de la promesa no cumplida…
Esas palabras huecas
su amargor,
la sordera, el descuido, la desgana,
la guerra o el incurable caos político
arraigado en mentiras
Lo absurdo ya es herida
la estupidez rezuma náusea en mi garganta
la impiedad me recela el sentido:
ya estoy muerta en la muerte
ya vivo en contra de mi voluntad,
ya me ahogo en un mar de desacuerdos
quiero irme al mercado
tal vez me alivie
esa calaverita de azúcar…

© Julie Sopetrán

MUJER DE MIRADA TRISTE

foto-7

Foto: Mary Andrade

 Mujer de mirada triste
¿Dime qué ves en las velas,
son espectros de la noche
o son flores de la tierra?
¿Qué guardas en tu regazo,
llena de luz, transparente,
si hasta el aire del espacio
tu piel morena parece?
Doble llama en el sentido,
doble dolor, doble ausencia,
las flores se han vuelto ríos
y los perfumes se quejan.
Contemplación de la noche,
velación de la quimera,
manojo de luces, ecos,
trasnochándome la espera…
Mujer de mirada dulce,
las llamas sacan sus lenguas
¿Se están burlando del tiempo
o están latiendo las treguas?
En tu rostro iluminado
la vida rejuvenece,
noche de oro en la mirada
para los que aman la muerte.
Para los que aman la vida
es noche de desconcierto,
la cera besa las flores
y la llama el sentimiento.

Julie Sopetrán

Marcha de #AyotzinapaUnAño

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Me lleno la vista,
el oído,
cada sentido.

Hay gente, colores,
sonidos y niños.
Hay vida
ante la muerte,
el silencio,
los desaparecidos.

Día oscuro y plomizo,
pero aquí nadie duerme.
La llovizna no espanta;
nadie está frío.

Vi miles de manos
sosteniendo el mensaje:
«Los queremos de vuelta,
y los queremos vivos».

Hay trompetas, hay poetas,
hay banderas de luto.
Hay incienso, caracolas,
fotografías e insultos.

Hay lágrimas de sangre
sobre el rostro de una chica.
Y el símbolo de la patria
yace en su espalda, herido.

Y lo que más duele
son las voces que cantan
consignas y rimas,
afrentas, demandas.

Pero más lastiman
las que cuentan sus bajas:
1,2,3… 40, 43.

Hay un pueblo dolido
que exige respuestas.
Hay millones que claman:
«Ayotzinapa».

Aquí, la opinión de asistentes a la marcha: