De todas mi yo mayores

Juega a ser lo que quieras ser. No busques
diferencias entre lo que eres y serás. Irás
creciendo como los árboles que ahora escalas.
Aráñate las rodillas y los pantalones. Magúllate
las mejillas. Las cicatrices de la piel serán caracolas
del tiempo, ocultas bajo la arena en el fondo de la piel.
Juega a la pelota, a las canicas, a los cromos, a las pistolas,
a las cartas y a todo lo imaginado. Inventarás otros nuevos juegos
y criaturas. Comparte juegos, aunque te cuelguen motes delante, o
detrás, del nombre. Súbete a él y colúmpiate. Cuando llegue el verano
alguien gritará un nombre por la ventana. Se repartirá a recado por nombre
y sobrará algún chicle. Saboréalo. Sabe a sandía y a verano de infancia.

Testimonio

Poema inspirado en el testimonio ante la corte de la gimnasta Aly Raisman, medallista olímpica, en contra del exmédico del equipo de gimnasia de Estados Unidos Larry Nassar, condenado a 175 años de prisión por múltiples cargos de abuso y agresión sexual en contra de más de 150 niñas y adolescentes. Raisman es una de las más de 150 mujeres que presentaron testimonio en su contra. 


Rabia
totalmente justificada
cuando por fin se puede alzar la voz.

En el centro
del cuerpo,
el fuego
del coraje.

Es decir,
enojo/valentía.
Es decir,
valor/ira.

Es decir,
el coraje
que lleva a la reivindicación
del derecho propio,
de la dignidad antes perdida.

¿Sabes lo que se necesita
para conjurar
ese momento de determinación feroz
tras el daño devastador
que personas como tú
le hacen a la razón?

Días, semanas, años
de postración,
de vergüenza, de dolor,
de silencio y de confusión.

Sufrimiento atroz.

Pero, en el día decisivo
en que el coraje
arrasa el corazón
en que la rabia justificada
sana la razón,
tú escucharás atento
y derrotado
el testimonio
que te traerá la condena
y el castigo desolador.


Más información: 10 poderosas frases de la gimnasta Aly Raisman contra su abusador, Larry Nassar.

Imagen destacada derivada de «Aly Raisman floor final», por Susie (CC BY-NC-SA).