Marcha de #AyotzinapaUnAño

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Me lleno la vista,
el oído,
cada sentido.

Hay gente, colores,
sonidos y niños.
Hay vida
ante la muerte,
el silencio,
los desaparecidos.

Día oscuro y plomizo,
pero aquí nadie duerme.
La llovizna no espanta;
nadie está frío.

Vi miles de manos
sosteniendo el mensaje:
«Los queremos de vuelta,
y los queremos vivos».

Hay trompetas, hay poetas,
hay banderas de luto.
Hay incienso, caracolas,
fotografías e insultos.

Hay lágrimas de sangre
sobre el rostro de una chica.
Y el símbolo de la patria
yace en su espalda, herido.

Y lo que más duele
son las voces que cantan
consignas y rimas,
afrentas, demandas.

Pero más lastiman
las que cuentan sus bajas:
1,2,3… 40, 43.

Hay un pueblo dolido
que exige respuestas.
Hay millones que claman:
«Ayotzinapa».

Aquí, la opinión de asistentes a la marcha:

Ayotzinapa: Iniciativas artísticas de denuncia social

Los invitamos a leer la versión completa de este artículo en la revista #7 de salto al reverso: REVISTA #7 SALTO AL REVERSO

Por Carla Paola Reyes

¿Por qué no utilizar el arte como una herramienta de denuncia? La respuesta a esta pregunta ha generado un movimiento artístico y cultural en México a raíz del caso Ayotzinapa.

La desaparición de 43 estudiantes en este municipio de Iguala, estado de Guerrero, el 26 de septiembre de 2014, ha generado una reacción social de indignación ante la insuficiente respuesta de las autoridades. Existen persistentes interrogantes sobre el paradero o posible fallecimiento de los jóvenes, y sobre la participación de las fuerzas del poder en los hechos.

La frustración generalizada ha encontrado uno de sus cauces en iniciativas enfocadas en el arte y la cultura. Su objetivo es ser un medio de expresión para el dolor y la indignación, pero también para la propuesta de un cambio.

Los invitamos a leer el artículo Ayotzinapa: el arte como denuncia, que analiza el alcance de estas iniciativas, en el número 7 de la revista Salto al reverso.

  • En PDF
  • En ISSUU
Fenomeno 43 (2)

Imagen: Cortesía de Fenómeno43

Les compartimos los datos las iniciativas más destacadas de arte social en México, con información de sus propios representantes:

Fenómeno43
Fenomeno43.com
Facebook: Fenómeno 43
Twitter: @fenomeno43
contacto@fenomeno43.com

Fenómeno43 es un movimiento de manifestación civil y artística, donde los ciudadanos de México y el mundo, a través de la creación de arte visual, generan un diálogo social para no olvidar los casos de violencia, crimen e impunidad que se viven en el país. Fenómeno43 es una reflexión de todos, que nos ayuda a visualizar los errores y las posibles alternativas de solución para actuar por despertar a México.

Su objetivo es generar diálogos en la sociedad a partir del arte y cultura, bajo la creencia de que, a través de la protesta artística, se puede lograr que las personas se sumen a los esfuerzos por buscar equidad, justicia y reflexión.

Fenómeno43 es una iniciativa que proviene de la ciudadanía. Fenómeno43 somos todos.

Fotografía: Alejandro Vélez / Periodistas con Ayotzinapa

Fotografía: Alejandro Vélez / Periodistas con Ayotzinapa

Periodistas con Ayotzinapa
ayotzinapa.periodistasdeapie.org.mx
Facebook:
Periodistas-con-Ayotzinapa/972686256083875
Twitter: @conayotzinapa

Periodistas con Ayotzinapa es un proyecto periodístico colectivo que persigue aportar información sobre el caso de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, y mantenerla viva para evitar el olvido, la manipulación y tergiversación de datos y de información.

Es un blog/libro hecho por periodistas de varios países que han investigado o seguido el caso de la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, ocurrido en septiembre de 2014.

Tiene dos frentes de desarrollo: uno, el permanente y vivo que puede consultarse en línea mediante el blog y, dos, la publicación de un libro digital, en varios formatos de consulta, que próximamente podrá descargarse libremente. Ninguno de los dos desarrollos es lucrativo.

Fotografía: Cortesía de #Yamecansé Por eso propongo

Fotografía: Cortesía de #Yamecansé, por eso propongo

#YaMeCansé, por eso propongo
poresopropongo.mx
Facebook: Poresopropongo
Twitter: @poresopropongo
Flickr: Poresopropongo

La iniciativa ciudadana #Ya me cansé, por eso propongo nació como respuesta a la movilización social en torno al hashtag surgido en Twitter #YaMeCansé, a raíz de la conferencia de prensa del 7 de noviembre de 2014 del fiscal general mexicano, encargado de la investigación de la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa.

#YaMeCansé, por eso propongo busca hacer visible y tangible que somos muchos —dentro y fuera del país— quienes nos sentimos afectados por la situación de violencia e impunidad en México y que además de estar cansados de ella, tenemos propuestas para lograr un cambio real en el país.

Como extensión de las manifestaciones populares que han encendido las calles de México y de decenas de ciudades en el extranjero, la iniciativa invitó a las personas a subir una imagen y escribir una propuesta en forma de postal, por medio de la página web http://www.poresopropongo.mx.

Las postales se imprimieron y fueron entregadas en conjunto, de manera pacífica y organizada a los tres poderes del gobierno mexicano —ejecutivo, legislativo y judicial—, así como a la Comisión Nacional de Derechos Humanos y al Instituto Nacional Electoral. El 3 de marzo, fueron exhibidas y leídas en voz alta en la plaza del Monumento a la Revolución en la Ciudad de México. El 26 de abril de 2015 fueron expuestas en la Ciudad de Nueva York.

Imagen: Cortesía de Masterpeace México

Imagen: Cortesía de Masterpeace México

MasterPeace México
masterpeace.fundacionannazarnecki.org
Facebook: Masterpeacemexico
Twitter: @MasterPeaceMex

MasterPeace es una organización internacional con presencia en 47 países de África, Medio Oriente, Asia, Europa y América Latina. MasterPeace es una organización de base que surge desde la ciudadanía. Su propuesta busca incitar a la construcción de la paz a través de las artes y la música

El Primer Concurso MasterPeace México de Fotografía, Cuento y Caricatura Los 43 Desaparecidos fue lanzado como repuesta a las desapariciones forzadas en Iguala, Guerrero. Su propósito fue abrir el diálogo en torno a las desapariciones forzadas y los proyectos de paz a través de las artes. En agosto de 2015 se montará la exposición de las obras recibidas y ganadoras en la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México durante un mes y, a través de la red de MasterPeace, las memorias artísticas serán difundidas en los cuatro continentes.

Este concurso tuvo como objetivo principal sensibilizar a través del arte a la población mexicana, con respecto a la urgencia de promover el respeto de los Derechos Humanos. Debido al impacto global que ha tenido el tema de Ayotzinapa, MasterPeace quiere contribuir a documentar y articular la memoria colectiva a través de la fotografía, el cuento y la caricatura.

Imagen: Imágenesenvozalta

Imagen: Imágenesenvozalta

Imágenes en voz alta
imagenesenvozalta.tumblr.com
Facebook: Imagenesenvozalta
Twitter: @imgsenvozalta

Imágenes en voz alta es un banco de imágenes gratuitas y libres de derechos que han sido donadas por diseñadores, ilustradores y artistas mexicanos y extranjeros. La principal temática de las obras es la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa y los actos de corrupción atribuidos al gobierno mexicano, en particular al presidente, Enrique Peña Nieto.

.

.

.

Imagen: #IlustradoresconAyotzinapa

Imagen: #IlustradoresconAyotzinapa

#IlustradoresconAyotzinapa
ilustradoresconayotzinapa.tumblr.com

El objetivo de #IlustradoresconAyotzinapa es humanizar a los desaparecidos mediante ilustraciones de sus rostros, para que esos 43 jóvenes no sean vistos como una cifra sino como personas.

En la página de Tumblr de #IlustradoresconAyotzinapa, lanzada por la ilustradora mexicana Valeria Gallo, se ha registrado una amplia respuesta de sus compañeros artistas a través de cientos de retratos.

Más información sobre estas iniciativas en la revista #7 de Salto al reverso:

Abrir los cuarteles

/\ \/\/ /\ / CC BY

/\ \/\/ /\ / CC BY

Si de verdad van a abrir los cuarteles militares para ver si los estudiantes desaparecidos están allí, yo quiero entrar. Eso soñé. Eso realmente soñé. Acabo de despertar y lo escribo.

Fui al cuartel, me dejaron entrar con mi gafete de reportera. Entré a una sala donde había varios reporteros, quienes rápidamente pudieron notar mi poca experiencia. Yo era más joven. Vestía de negro. Un señor me pasó la mano por la cabeza como se acaricia a una niña pequeña que tiene miedo. «Lo que estamos a punto de ver….», pensó, mientras me hacia un gesto significativo con la cabeza.

Sí estaba asustada. Nunca había ido a una morgue. Los demás reporteros avezados en ello procedieron a ponerse largas batas verdes y a cubrirse el rostro con cubrebocas. Yo solo tome una libreta y un bolígrafo, y saqué mi celular para tomar fotos.

Eché a andar detrás de ellos.

Pero a donde llegué no era una morgue, sino una especie de museo. Había varias salas amplias con exhibiciones de objetos. Y yo me preguntaba: ¿dónde encontraremos a los muchachos? ¿Acaso encontraremos un fragmento de hueso en ese abrecartas color marfil? ¿Acaso en aquella urna de oro antiguo? ¿Será que guardan allí sus cenizas?

Luego, pasé a una sala distinta a las otras. Era la reproducción de la habitación de una casa. Era el tocador de una de las madres de los desaparecidos. Y los reporteros nos acercábamos a verlo. Me detuve frente al espejo donde esa madre miró tantas veces a su hijo en el reflejo, y ante el cual le arregló el cabello revuelto antes de verlo salir. Salir sin volver. Sin volver esa vez.

Vi mis propios ojos con el maquillaje corrido por el llanto. El resto de los reporteros tenían una expresión de dolor y desconcierto similar a la mía. Llegamos a la última sala.

Era un corredor largo. Sobre el piso se apilaban una gran cantidad de prendas pertenecientes a los desaparecidos: playeras blancas, pantalones… sus calcetines. Yo hurgaba entre la ropa pensando en los chicos, en su olor impregnado en las prendas, en que ya no volverían a usarlas, en qué vestirían ahora, en dónde están ahora, y en los recuerdos asociados a ellas, en los recuerdos que dejaron de crearse el día en que desaparecieron.

Y desperté pensando en que, si uno de los desaparecidos fuera mi esposo, si fuera mi hijo, si fuera mi hermano o mi compañero, no me cansaría de buscarlo, hasta debajo de la tierra. Nunca me cansaría, nunca lo «superaría».

Cuarenta y tres

Desde Mendoza, Argentina, Stella Maris Paez se solidariza con la causa de #Ayotzinapa y hace saber su sentir a través de este poema.

Cuarenta y tres voces
preguntan ¿por qué?
Entre el susurro del pueblo.
Pasan los días.

Cuarenta y tres vidas
responden «no sé».
Buscando el recuerdo,
evitando el olvido.

Cuarenta y tres jóvenes
no saben por qué.
La indolencia de algunos
que ocultan el grito,
de un pueblo de pie.

Cuarenta y tres hijos
que ya no están aquí
en vivas presencias.
Solo en la voz del mundo
y de un pueblo en las calles
que piden se vayan,
los que callaron su voz .

Stella Maris Paez.

Toma artística del Palacio de Bellas Artes

“No es nuevo que un Estado persiga a los poetas, a los que hacen uso del habla, a los que se atreven a decir no solo lo que es obvio, sino lo que es posible: la potencia de los sueños y de su generación, de una consciencia que se extiende allí donde hay habla, donde hay palabras.

“Un país no puede existir sin una literatura que lo represente, que le dé identidad, que lo revtalice. Habría que pensar si el estado cree que México puede existir sin poesía. Pero el Estado mexicano, mediante estas acciones (de represión) busca silenciarnos forzosamente”.

Pronunciamiento leído a nombre de la comunidad de artistas y escritores de México en la toma artística de #BellasArtes43, en el centro histórico de la Ciudad de México. El mensaje hace alusión a la detención del activista y poeta #SandinoBucio, la noche del 28 de noviembre.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

«Le guste a quien le guste»

«Seguiremos protestando, le guste a quien le guste».

(Visto al pasar).