Dos Islas

La isla conocida como La Española contiene dos países, República Dominicana y Haití. La historia de estas dos MUY distintas naciones está escrita en sangre y pena. Hoy en día, los países se encuentran en un conflicto por definir lo que significa ser una nación soberana y lo que significa ser un ciudadano de un país. La lucha no es nueva a los tiempos actuales, pero se remonta a los orígenes sangrientos de las dos naciones. Los vestigios del brutal colonialismo y un espacio limitado para compartir han dado forma a la lucha en una amenaza existencial percibida por las dos naciones. Originalmente publicado en: https://poemundo.wordpress.com/2015/07/31/dos-islas/

Solo el cuchillo conoce el corazón de la palma.
–refrán

y en el principio
solo era una
y su canto fue el viento
su ritmo fue el mar
su cuerpo tierra
y abrió sus ancas
y dio a luz…

I. Una Isla

Una Isla
Parida al mundo de la víscera primordial
Liberada a la intemperie
De las entrañas violentas de la tierra
En una erupción de realismo mágico
Una Isla
Nacida del furor esquizofrénico
Del baile tectónico de agua, tierra y temblor
Una Isla
Jauja desde eones sin memoria
Una Isla
Jardín de las delicias
Una Isla
Cuyos brazos extendieron al mar
Como para abrazar al mundo
Una Isla

Una Isla
Donde el trino de pájaro colorido
La palma real
Y el río limpio
Reinaron como triunvirato caritativo
Una Isla
Que no tuvo enemigos
Y sus senescales indios
No supieron genocidio
Ni litigios
Una Isla
Una sola Isla
Sin trapos coloridos

En un Vesubio de buques
Vinieron buscando
Armados de acero, peste y arcabuces
Regurgitados de los entresijos pútridos
De un mundo anciano
Buscando mocedades
Y metales preciosos
Para forrar sus tripas ulceradas
Trajeron muerte a cambio de fortunas
Pestilencia a cambio de látigos en el cuero
Baratijas
Embustes
Suplicio
Cero
Mierda
A cambio de una Isla
Repartida a rifa de dados blancos y negros
Y así le privaron hasta el aire tranquilo
Brazos fallidos, vencidos
Y solo quedó el vestigio paria de los indios

Kiskeya…
Ayití…
Bohío…
El mar retumba tu nombre
Buscándote
Como amante esquizofrénico
Con el vaivén de un loco romántico
Llamándote
Buscándote
En la fiebre del llanto
Sus lágrimas de sal
Se queman de resquemor
Bajo el sol
Kiskeya…
Ayití…
Bohío…

II. Media Isla

Media Isla
Viuda negra
Sin siquiera luto
Media Isla
Rifada a desventuras y azar
Media Isla
Dando vueltas con el mundo sin cejar
Trazando el arco del sol
Media Isla
Aislada en la congoja
Media Isla
Renacida en una sangrienta
Sanguínea y sanguinaria
Erupción de ilusiones
Media Isla
Parida de vientres rajados a golpes de acero
Y oro viejo
Media Isla
Que ni cruz
Ni palimpsesto sagrado
Atenuarán el colmado llanto
Media Isla
Estancada en la erosión
De la revolución ideal
Media Isla
Entre el tártaro y la hoz
Media Isla
Huérfana de la muerte
Renacida en un vendaval de carne, cadena y espada
Que tus ríos corrieron rojo
Y tus montes esmeraldas
Se vistieron de luto chamusco

Media Isla
Que por mañas aprendidas
Del trasnochado mundo
Fueron sus héroes vendidos
Al engaño y martirio
Por envidia, caudal, fortuna y poderío
Sus hazañas quedaron enterradas
En el resplandor y el tumulto
De las montañas desarboladas
Juntas a sus armas desplomadas
Y en lo alto, palmas acuchilladas gritaban
Del rojo dolor

III. Dos Islas

Dos Islas
Dos culturas
Dos Islas
Dos mundos entre dos mundos
Dos Islas
Dos flotes de desengaño
Dos Islas
Dos herederas de corrosión hojalata
Dos Islas
Dos hijas ilegítimas y renegadas
Dos Islas
Dos puños de polvo chamusco
Dos Islas
Dos piezas de escaque atadas en jaque
Dos Islas
Un baile con dos ritmos
Dos Islas
Dos piezas de un puzle que no encaja
Dos Islas
Dos reliquias cadavéricas de un pecador
Dos Islas
Dos baratijas que alguien tiró por la orilla del sendero
Dos Islas
Dos Islas en una

Dos culturas de distintos cultos
Bajo dos destinos
Lidiando secuelas
Cuadros entre esferas indiferentes
Fantasmas de lo que pudo ser
En una Isla

¿Y qué de sus héroes?
Están guardados a salvo en el panteón
Saciando ensueños de realismo mágico
Nítidos en sus escaques
Encuadrados, como las dos Islas
En un mar de desazón

Y en las montañas maestras
Se conmueve un ardor verde
Que quiere brotar del vientre
De la que fue única
En el insondable abismo de los siglos
Ella abre su boca
Y a cambio de tragarte
Los seísmos quieren arrojar de nuevo
Los huesos vivos de sus Taínos
Que te adoraban

Kiskeya
Desiste de las mañas antiguas
No todo es un prostíbulo
Hay vientres honrados que pueden dar luz a héroes
Ayití
Despierta del quirófano
Rebélate del sueño anestésico
Renuncia la desventura
¡Revolución! contra el sopor zombi
Bohío
Reclama el viento, el mar y la tierra
Que son tuyos
Cólmate de concordia y concierto
Quema la congoja y las cuitas
Que cunden de incapacidad
Y vuelve a la magia primordial
Cuando eras de verde inocencia
Cuando todo era tuyo
Y tus brazos quisieron abrazar al mundo

Anuncios

4 comentarios en “Dos Islas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s